Viaje a Israel (Tercera parte)

Tumba de Rachel la matriarca

Durante la noche del segundo día (lunes) olvidé platicarles de mi visita a Rachel la Matriarca, es increíble como perdí la noción del tiempo y a tan corta distancia tenga que apoyarme en mis redes y anotaciones para saber que día hice que cosa. Así de poderoso el viaje que en verdad me hizo efectivo lo de “no time, no space”. Rachel estaba vestida de blanco por ser próxima la festividad de Yom Kippur, había muchas mujeres orando. Llegar ahí es impactante ya que se encuentra frente a una pared de seguridad que divide los territorios árabes y judíos, algunas veces el conflicto es tan intenso que es preferible no visitarla, pero según los kabbalistas,  Rachel se puso ahí por ello, para ser un canal y fuente de luz, amor y misericordia. Recuerdo haber pedido asistencia para entender que la protección empieza con la práctica de no juzgar, pues así no hay juicio que te sea devuelto. Pero lo que más me impactó fue la vehemencia con la que las mujeres pedían milagros a la matriarca.

Abba Jalafta
Abba Jalafta

El jueves empezó muy temprano teníamos un largo recorrido a Zefat (el norte de Israel)  o Safed en inglés o Tzfad es otra forma de decirlo (mas información http://www.safed-home.com/ )  Para ir al norte comenzamos con la visita a Abba Jalafta (más información http://www.zissil.com/topics/Abba-Chalafta ) la verdad es que yo no soy la estudiante más aplicada y hay muchos Tzadiks que no conocía, llegar ahí fue a ciegas, si no es por la ayuda de nuestro guía y Chevre (significa amigo en hebreo) Mordehai, no habría podido conectar de la manera que lo hice, conecté con él mientras hacía una meditación espectacular solo con sonidos de gotas de agua y mi respiración, vinieron a mí, voces, escuchaba palabras en voz de mujer que después supe que nadie había dicho (o mis compañeros que estaban a un lado no las escucharon) a partir de ahí, empecé a volar, ¿como volar? pues si, empecé con esa sensación de mareo, pero no de mareo de sentirme mal o enferma, mareo de estar volando.

Idra Rabba
Idra Rabba
yo en la Idra

Después pasamos a visitar la Idra Rabba (más información https://en.wikipedia.org/wiki/Idra ) mientras íbamos en el camión meditando, yo pedía a Rabbi Shimon Bar Yohai (quien reveló el Zohar) que me diera una señal sobre una petición, pedí un número… cuando llegué a la Idra, había un poster dentro con un número telefónico que repetía 6 veces ese número. ¿Shockeante? ¡si! ya cada quien decide creer o no, llamarme lunática o creer. Yo prefiero creer, siempre prefiero creer. Tuvimos la bendición de tener a nuestra maestra Karen Berg en nuestra visita en la Idra y en Rabi Yossi (más información http://www.zissil.com/topics/Rabbi-Yossi-of-Pekien )de Pekin, un lugar verdaderamente mágico envuelto por un bosque, donde parece que escuchas agua pero en realidad es el aire sonorizando las hojas de los árboles. Me senté por unos momentos en una roca, sola, disfruté del aire en mi cara y supe que todo iba a estar bien, las lagrimas salían pero yo  me sentía tan tranquila como nunca antes.

Karen Berg y sus alumnos de todo el mundo
Rabbi Yossi de Pekin

Continuamos nuestro camino hacia la tumba de Rabbi Jonathan Ben Uziel, quien es el Rav a quien le pides tu alma gemela. Llegué a pedir desde luego a mi alma gemela (jajajaj si, quiero compartir mi vida con un hombre ya es hora y no tengo edad de andar fingiendo que no) también pedimos por nuestras amigas, conocidas y todo quien se vino a la mente, (desde luego por todas las personas con deseo en el centro de kabbalah) pero lo más chistoso aquí fue que cuando subí a meditar y a orar sobre la cúpula a la que tienes que dar 7 vueltas, vino a mi mente una persona (no sabía porque estaba en mi cabeza) más tarde supe que ella había pedido su alma gemela y en ese viaje le llegó un mensaje de que no tenía ella verdadero deseo, me dijo entre lágrimas que había trabajado mucho por tener el deseo y el que haya aparecido durante mi meditación le había parecido como un mensaje de que ya estaba lista. Esa noche lloré con ella en el teléfono, para mí fue increíble ser un canal, me sentí tan especial (jaja se que suena ególatra, pero denme chance tantito de disfrutar esa sensación de ser mensajera). ¡PURA MAGIA!

Rabbi Jonathan Ben Uziel ¡almas gemelas!

Terminamos un viaje MUY CANSADO pero lleno de mensajes, sorpresas, vuelos y corazón lleno, por hoy termino mi relato porque sigue ¡LA BODA KABBALISTA! amo las bodas, pero las de kabbalah ¡son tan bonitas!!!! así que el próximo episodio será sobre la boda de David y Rachel <3

 

 

2 comentarios en “Viaje a Israel (Tercera parte)

  1. Hola Pilar!!… qué hermoso detallas tus historias. Se siente ese deseo amoroso de compartir. Me encantaría un día conocerte en persona y platicar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *