Viaje a Israel (parte 5)

Tumba de El Rav Berg

Viernes 21 de septiembre Hilulá del Rav Berg. Nos reunimos en Zefat para recordarlo y conectar en su tumba. Tenía especial ilusión en ir ahí porque me costaba mucho trabajo conectar con el Rav porque no lo conocí en vida, sus libros son especialmente elevados y para mí es un trabajo constante poder conectar con su sabiduría y lenguaje.  Cuando desperté ese día tenía un mensaje de una amiga de México que me pedía que pidiera por ella, por su conexión, por certeza, cuando llegué con el Rav me acordé de su petición y le escribí que estaba con el Rav y que todo iba a estar bien, decidí escribirle a esa hora (era la mañana en Israel pero las 3  am en México) inmediatamente me contestó y me dijo: “esas fueron las mismas palabras que una amiga me dijo el día de mi boda cuando yo estaba muy nerviosa “Dice el Rav que todo va a estar bien” Gracias, ahora entiendo por qué estoy despierta a las 3 de la mañana en mi cama”.  Regalos como ese son los que se quedan en el corazón, regalos de alguien que abre su corazón y te cuenta desde el alma lo que está sintiendo, honestamente, sin ser pretenciosa y sin juicio ¡Gracias amiga!

Después yo tenía una cita pendiente, una cita con un hombre que si tuve el mérito de conocer en vida y que honestamente me duele mucho que no lo aproveché lo suficiente en este plano (o eso siento), es un privilegio que tuve a su esposa como mi primer maestra de Kabbalah y eso será para siempre (te amo Rachel Sarfati), un alma muy humana y llena de amor. Me encontré a uno de nuestros amigos del viaje y me dijo ¿No vas a saludar a Shimon? le dije ¡si pero no lo veo! – Ahí ahí está- (había una tarima que tapaba la vista de su tumba, era como si fuera invisible para mí, lo tenía a un lado y no lo veía) Por fin lo vi y caminé temerosamente hacia él, en cuanto lo toqué empecé a llorar, en el fondo no lo había llorado, tenía que sacar mi coraje por lo que no entiendo y seguía sin entender: su partida (todos los estudios, los años en la sabiduría se esfuman cuando las cosas físicas te rebasan y ese es el gran trabajo de todos, entenderlas y volver a la certeza) No pude más que pedirle ayuda, que no me olvide, que me mande mensajes como cuando me interpretó un sueño y me dijo ” Para qué quieres el significado si tú ya sabes la respuesta”. Necesitaba decirle que lo quiero en mis sueños y que quiero más palabras de aliento y Shimon sabía como volverte a poner en el lugar de quererte y confiar en tí.  Con mucha vergüenza sequé mis lágrimas (no había nadie llorando, a mí me cuesta todavía mucho trabajo la pérdida, let go Pily), me puse los lentes oscuros y me dispuse a escuchar la participación de todos los maestros en la Hilulá del Rav. Hubo unas palabras que me conmovieron ” No te de pena ser quien eres, creer en lo que crees” del maestro Eitan Yardeni.

Shimon <3

Regresamos para Shabbat con Karen y Michael Berg y después cenamos delicioso con nuestros amigos europeos (En verdad es una comunidad tan bonita a nivel mundial, que privilegio conocer gente de tantos lugares, gente nueva distinta a tí que por lo mismo te aporta tanto)

Shabbat en Tel Aviv

La energía de shabbat en Israel es incomparable, vivir la cultura ahí, con sus habitantes con su gente que guarda shabbat, que aprovecha para conectar con la naturaleza, es fascinante, deliciosa comida en la playa con excelente compañía (Gracias Montse por todo lo que me enseñaste) y disfrutar el océano rodeada de paz y vistas hermosas.

Atardecer de Shabbat en Tel Aviv
Cena de Shabbat

El domingo nos levantamos a las 5 de la mañana, el viaje energético de El Centro de Kabbalah había terminado, pero nosotros teníamos una misión: ir con Yosef Hatzadik y pues tuve la suerte de caber en el viaje que ya estaba planeado por Svetlana (una amiga chilena) Cruzamos la frontera hacia Palestina y llegamos con Yosef, también uno de mis favoritos, es la historia tal vez más conocida y también la que más me obliga a mantener la certeza cuando creo que las cosas no están bien. Lo toqué y mis dedos latían, comencé a llorar nuevamente es como si llegaras ahí y te abrieran todos los puntos sensibles del cuerpo de forma automática, era emocionante y conmovedor. Entró una paloma al lugar y todos interpretamos que él había llegado. Después bajamos a la iglesia donde está el pozo donde Yakov y Rachel se identificaron como almas gemelas, es un pozo súper profundo y un lugar lleno de luz y paz. Es una iglesia Cristiana pues también existe la historia de Jesús y la Samaritana en ese pozo, imperdible. Conectar con la energía de columna central de Yakov (balance en todo) o con la energía de almas gemelas (pedirla si ese es tu deseo) o con Jesús y la samaritana a la que le cambió la vida después de beber de este pozo.

Yosef <3 <3 <3
Pozo de Yakov

Hasta aquí la historia del viaje energético. Pero viene Sukkot y con eso termino las narraciones de mi viaje para conectar con esta sabiduría que me ha ayudado a entender mejor la aventura que me tocó vivir, Kabbalah.

6 comentarios en “Viaje a Israel (parte 5)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *