Viaje a Israel (cuarta parte)

La novia <3

Si, soy un cliché, me encantan las bodas jajaja, me encanta la novia, el vestido, el velo (Rachel especialmente es hermosa) ¿Pero cómo fue que llegué a una boda en Zefat Israel? pues resulta que íbamos en nuestro camión en el recorrido turístico del día y nuestro guía y chevre Mordehai, nos dijo que si sabíamos lo que significaban las palabras “wedding crashers” y fue ahí donde nos contó del privilegio que habíamos tenido. Según la Kabbalah, cuando tú vas a una boda, es que hiciste un pacto arriba con esa alma para estar ese día (aunque no los conozcas, como era mi caso con los novios Rachel y David). Pues todos los que hicimos este viaje de Kabbalah aparentemente habíamos hecho el pacto y después de un largo día de visitas y conexiones, teníamos una hora para arreglarnos y asistir a la ceremonia ¡Que emoción!

Una boda Kabbalista está llena de significados, hay muchas actividades que hacen los hombres que desconozco, pero la parte de las mujeres, como cuando la novia está leyendo el Zohar y pidiendo por todas las mujeres solteras para que encuentren a su alma gemela y a su vez estas solteras bailan al rededor de ella para despertar esta energía; me parece tan significativo y tan emocionante. Y aquí quiero abrir un paréntesis: No, no estoy diciendo que tooooodas las mujeres solteras deban casarse, quieran casarse o  serán infelices si no se casan (Luego hay unas congéneres muy agresivas al respecto) ¡Por Favor!  solo digo que me gusta este ritual donde quien si tiene el deseo puede hacer y conectar con más cosas para facilitar conseguirlo, pero igual está bien quien no lo tenga, (respetar los deseos de cada quien es la base de un mundo en amor).

Los novios no se han visto desde hace una semana (mis amigos que se han casado así me cuentan que es súper poderosa esa separación física hasta el día de la boda) Hay un momento en que el novio llega con sus maestros y amigos a ver a la novia después de esta semana separados y todos compartimos esas miradas y esa complicidad por volverse a ver, mueve tantas cosas, simbolismos que cimbran tus adentros.

Recuerdo algo que me retumbó de la plática de Michael Berg mientras los casaba, “Enfocarse en lo verdaderamente importante, TU FAMILIA, TU PAREJA” me retumbó porque hoy, en mi generación es un concepto tan devaluado, a veces me da vergüenza decir que yo si quiero casarme porque quedo como anticuada, es complicado vivir estos tiempos (y el típico argumento de los divorciados: claro como tú no te haz casado y ahí quedo anulada y sin nada más que agregar). Pero también es reconfortante pertenecer a una comunidad donde estos valores son apreciados y rescatados. He sido afortunada de asistir en este año a tres bodas kabbalistas, la de mi maestro, la de unos muy queridos amigos y la de dos desconocidos, tres uniones que me llenaron de esperanza en que si se puede tener esta meta ( y no avergonzarse por ello)

La ceremonia en la sinagoga del Ari

Al terminar la ceremonia, fuimos invitados también a la fiesta y algo que me encantó es que tenían lugar para 100 desconocidos y lo que me explicaban es que las bodas judías conectan con esta abundancia y esta bendición de encontrar a tu alma gemela, ¡LOS CIELOS ESTÁN ABIERTOS! dos almas se han encontrado en este plano físico ¡ECHEMOS LA CASA POR LA VENTANA! y pues si, la abundancia era notable y no hablo de lujos, si, era muy bonita, el lugar era hermoso, pero lo abundante era la energía de felicidad, de compartir, la comida, la bebida. Es decir, no es que había caviar, la comida era deliciosa pero  lo más bonito es que había para todos, para compartir ( y me tocó ver que se acercaban a la puerta desconocidos y les compartían algo).

La Banda!!!!

La banda israelí cantaba canciones judías tranquilas y también rítmicas, las mujeres bailaban con la novia que es una especie de efecto ramo mexicano. Aquí la buena vibra en el amor no es para una que agarra el ramo, aquí todas las que quieran esa vibra van y bailan con la novia. Además de que durante los siguientes días en cada reunión kabbalista (shabbat, sukkot, etc)  se celebraba a los novios, nuestra conciencia incluye la apreciación por el trabajo en pareja, por la unión de dos almas; sin idealizarlo (no, no es el cuento de hadas, es la bienvenida al trabajo y crecimiento reales)  en conciencia de que es un esfuerzo diario, que habrá días en que se quieran matar, que costará trabajo; pero eso, en lugar de desanimarnos es al contrario; el esfuerzo es la bendición, porque el  trabajo en pareja es visto como un privilegio para hacer tu misión, para crecer, no como un castigo de la raza humana. Y si quieres crecer y si sí quieres hacer y ser congruente con lo que estudias, hay que apreciar el privilegio de encontrar a tu complemento.

Noche llena de magia, de amigos de toda la vida y de nuevos amigos. De alegría por quienes se reencontraron esa noche y por quienes se encontraron por primera vez. Sentimientos hasta los huesos de certeza absoluta, solo se requiere deseo ¿Deseas a tu alma gemela? ¡Pide!

Amigos Italia, México y España <3

3 comentarios en “Viaje a Israel (cuarta parte)

  1. Pily mil mil mil gracias por compartir tu experiencia es hermosisisisma y nada es casualidad
    Eres el efecto de lo más hermoso que el universo creo Simplemente me encantó tu experiencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *