Conectar

En un mundo donde las personas viven conectadas a través de su celular, conecta en persona y aprecia las maravillas que tienes a tu alrededor.

La luna saliendo del océano a las 12 de la noche puede ser un gran ejemplo de las cosas verdaderamente importantes. ¿Qué prefieres? ¿irte de antro o quedarte en la arena con una de tus personas favoritas viendo ese espectáculo que la naturaleza te da? Seguro todo se define por edades y prioridades. Este fin de semana aprendí que la verdadera intimidad se consigue quedándote profundamente dormida aunque sea 10 segundos en el hombro de alguien en quien puedes confiar. Hoy es tan fácil ir a tener sexo, conseguir sexo, tan solo hace quince días tuve que rechazar la halagadora propuesta de un chico de 28 años de irme de antro y luego a su hotel (y digo halagadora porque tengo más de 40 y el muchachito estaba bastante guapo) Pero es tan reconfortante aprender que la intimidad va mucho más allá y que solo puedes conectarte con quien verdaderamente vibra igual que tú. Me encanta tener esta edad, esta conciencia y este cuerpo para entender que para conectar verdaderamente con alguien debes iniciar con las palabras, con la sinceridad, el respeto y el cariño genuino (que no tiene nada que ver con deseo sexual). Un abrazo dado de lado izquierdo (para que conecten los corazones) y quedarse así por unos segundos, llena más el alma que cualquier otra cosa carnal.

Si, siempre he sido una cursi y cursi me moriré, pero estoy segura que ahora la cursi tiene una conciencia más real y me cae bien.  Esta cursi conecta con personas que rechazan la violencia, cosa que no hacía antes; antes, inconscientemente conectaba solo con quien la trataba mal.

Para la mayoría de las personas, no conseguir sexo es igual a no pasó nada. Hoy para mí es entender que pasó algo mucho mejor y más grande, conexión, tal vez un inicio ¿de qué? ¡no se! Pero he regresado tan llena, tan contenta, aunque la gente no entienda por qué y eso solo lo puedes entender cuando ya sabes de que trata la vida.

Gracias Cabo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *